Las petroleras entran a la guerra de precios en sus gasolineras ‘low cost’

Las petroleras entran a la guerra de precios en sus gasolineras ‘low cost’

Las petroleras entran a la guerra de precios en sus gasolineras ‘low cost’

Repsol y Cepsa se han sumado a la guerra del euro en el surtidor a través de sus redes low cost. Las dos grandes petroleras -con una cuota de mercado conjunta superior al 40%- se lanzan así a la competencia directa en materia de precios con los hipermercados y las gasolineras de marca blanca.

Estas empresas han elegido a sus marcas Campsa Express y Red Ahorro, respectivamente, para rebajar de forma contundente el coste de los carburantes. El litro de gasóleo cuesta ya un máximo de euro en la mitad de las 46 estaciones piloto que han abierto en el país bajo el paraguas low cost.

Sin embargo, el mismo umbral sólo se ha rebajado en una decena de las más de 4.000 estaciones de servicio tradicionales que ambas petroleras abanderan en el territorio nacional, según la estadística del Ministerio de Industria. Los misma base de datos eleva ya a 479 el número total de gasolineras en la Península y Baleares que ya ofrece el litro de diésel a un máximo de 99 céntimos.

El último informe oficial de precios publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), referido al mes de noviembre, fija el coste del litro de diésel en 1,27 euros en los surtidores de ambas compañías, por encima de competidores como BP y el resto de operadores mayoristas. No obstante, esta cifra se habría reducido hasta el entorno de los 1,10 euros en los últimos días como consecuencia de la prolongada caída del barril de crudo durante los meses de diciembre y enero.

Campsa Express y Red Ahorro son los dos proyectos pilotos lanzados por los principales agentes del mercado para introducirse en el concepto de gasolinera de bajo coste. Las instalaciones englobadas bajo esta marca se caracterizan por el autoservicio, el pago exclusivo mediante tarjeta de crédito en el propio surtidor, carburantes de gama básica y sin aditivos, y la ausencia de servicios complementarios como tienda, aparcamiento o lavado.

El objetivo de Repsol y Cepsa es adaptarse a un cliente que demanda precios baratos y menor servicio sin contaminar a las marcas tradicionales, explican en fuentes empresariales. La apuesta busca también frenar la sangría de consumidores que progresivamente huyen de las estaciones tradicionales para llenar sus depósitos en hipermercados o cadenas de servicio alternativas.

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) -que reúne a las grandes petroleras- respondió el pasado viernes a las presiones del Gobierno argumentando que los aumentos de impuestos sobre los carburantes han elevado los precios del litro de gasolina y diésel en una media de 13 céntimos desde el año 2009.

Según las cifras que manejan las compañías, la parte fiscal representa hoy en día más de la mitad del coste final del producto y es el motivo por el cuál los carburantes se abaratan menos que el barril de crudo. El incremento del coste de los impuestos -incluido Impuesto Especial de Hidrocarburos e IVA- ha sido del 30% para la gasolina, hasta los 0,65 céntimos por litro, y del 24% en el caso del gasóleo, hasta los 0,55 euros por litro.

Por su parte, el ministro de Industria, José Manuel Soria, prepara nuevos cambios regulatorios para introducir más competencia en el sector. Estas modificaciones se llevarán a cabo a través de una enmienda al nuevo proyecto de reforma de la Ley de Hidrocarburos, que introduce un impuesto a los productores de gas y petróleo para compensar a los territorios en los que esta actividad se lleve a cabo.

 

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: 600 490 548
Fax:

Style switcher RESET
Body styles
Color settings
Link color
Menu color
User color
Background pattern
Background image